E50 - Cultivos hortícolas y huertos comunitarios. ¿Cómo crearlos y gestionarlos?


1) ¿De qué se trata ? Las acometidas de agua en los pueblos permiten realizar cultivos hortícolas comunitarios mejorando la seguridad alimentaria y (...)

 1) ¿De qué se trata ?

Las acometidas de agua en los pueblos permiten realizar cultivos hortícolas comunitarios mejorando la seguridad alimentaria y produciendo ingresos. No obstante, su creación plantea una serie de cuestiones sobre las que conviene reflexionar antes, lo que esta ficha indica al mismo tiempo que propone soluciones.

La siguiente ficha E51 « Los medios de riego en los huertos y cultivos hortícolas » resume de manera más precisa el tipo de problemas que plantea la búsqueda y el uso del agua así como soluciones.

 2) ¿Quién utiliza sobre todo este método y desde cuándo ?

La horticultura ha experimentado un considerable desarrollo en los últimos treinta años. Se dirige a diferentes tipos de sectores : particulares, agrupaciones familiares o de vecinos, comunidades de ciudades, barrios, etc., así como a agrupaciones de mujeres o jóvenes y a escuelas que crean pequeños huertos escolares educativos.

Por consiguiente, la horticultura puede adoptar formas muy variadas que van desde decenas o centenares de m2 a varias hectáreas.

 

 3) ¿Por qué ?

La horticultura es un buen medio de mejorar la nutrición de las poblaciones, garantizar su autosuficiencia alimentaria y aportar ingresos complementarios, pero asimismo de promover actividades sociales y comunitarias. Puede resultar económicamente rentable y mejorar considerablemente la economía de las comunidades implicadas, pero no siempre es fácil ponerla en marcha y exige una reflexión previa.

 4) ¿Quién está principalmente interesado ? Lugares o contextos en los que este método parece ser el más adecuado

Sobre todo familias, grupos, comunidades o escuelas situadas en medio rural, y a veces también en la periferia de las ciudades.

 5) ¿En qué consiste ? ¿Cómo se pone en marcha ?

Para que un huerto o cultivo hortícola (foto realizada en Madagascar), que para simplificar designaremos en adelante como « huerta » tenga posibilidades de éxito se insiste en recomendar reflexionar, tal y como indica un interesantísimo estudio del PS Eau (Programa Solidaridad Agua, París) cuyo enlace proporcionamos y en el que se ha inspirado ampliamente esta ficha y remitirse a los diferentes puntos siguientes.

 
a) ¿Para quién y por qué emprender un cultivo hortícola ?

Antes de emprender la creación de una huerta o un cultivo hortícola es importante plantearse algunas preguntas sobre las expectativas.

En primer lugar, ¿el destino de la producción de la huerta será principalmente el consumo personal o familiar o la comercialización ? ¿El objetivo de sus creadores es esencialmente alimentario o social (alimentar mejor a una familia o hacerlo en comunidad desarrollando así actividades sociales o educativas) o económico ?


Horticultura en Togo. Foto CIRAD

De la respuesta a esta pregunta dependerá qué inversiones será razonable hacer, en particular en materia de bombeo y riego ya que si el destino de los productos es el consumo personal, se intentará reducir en la medida de lo posible los costes de funcionamiento, mientras que si la finalidad es la comercialización, de la que se esperan evidentemente ingresos, parte de los mismos podrá reinventirse cada año en otras inversiones más importantes. Pero previamente es imprescindible estudiar bien el mercado local de los productos hortícolas.
También es importante para definir las dimensiones del proyecto reflexionar sobre quiénes se encargarán de esta producción hortícola y cuántos serán, cuánto tiempo podrán dedicar a este trabajo así como a la carga total de trabajo que representa el cultivo de la huerta que aquellos serán realmente capaces de asumir. Por ejemplo, en el caso de las comunidades de mujeres, se dispone en general de una mano de obra abundante pero poco disponible, lo que limita la superficie explotada a algunas decenas de metros cuadrados por persona.

En cualquier caso, con independencia de la envergadura o la superficie de una huerta, un proyecto de creación solo puede ser viable si el gran esfuerzo físico y económico de sus actores se ve recompensado por la consecución de resultados suficientes, ya se trate de producción, venta o interés de las actividades sociales creadas.


Huertas y bombas de Creta alimentadas
con energía eólica

b) ¿Cómo definir la dimensión del huerto o cultivo hortícola ?

Esto depende evidentemente de lo que se quiera cultivar y de las cantidades que se quieran producir, pero para crear un cultivo hortícola, evidentemente se necesita terreno y agua.

Por regla general, la tierra no falta pero el agua es un factor esencial de la producción hortícola. Por consiguiente, resulta conveniente determinar la dimensión de la huerta en función de la cantidad de agua disponible cotidianamente para el riego de la misma y del alojamiento de la fuente de suministro, sobre todo si no está en la propia huerta y es necesario ir a buscarla a pie o con cisternas. También es importante tener en cuenta la duración del periodo de disponibilidad del agua. Si el suele escasear en determinadas épocas, habrá que preverlo y cultivar únicamente los productos que puedan producirse fuera de estos periodos. Algunos proyectos han fracasado por no tener suficiente agua durante solo algunas semanas...

Para los cultivos hortícolas, se considera generalmente que es necesario disponer de un volumen de agua de entre 60 y 80 m3 de agua por hectárea y día.

c) ¿Qué incidencia tienen las distintas fuentes de suministro de agua ?

Independientemente de las dimensiones de la huerta, la profundidad del punto de agua y su distancia de la huerta son parámetros importantes, ya que condicionan el coste del bombeo y transporte.

Igualmente, los tipos de puntos de agua disponibles pueden condicionar e incluso impedir la realización de algunos cultivos. Consultar a este respecto la ficha E51 « Los medios de riego en los huertos y cultivos hortícolas »


Curso de formación de las hortelanas en Mali.
Foto ENDA

d) ¿Cómo organizar el trabajo en la huerta ?

Es recomendable dar la posibilidad de que las personas se organicen, pero que lo hagan de común acuerdo antes incluso de que se abra la huerta. La cuestión del reparto de las parcelas y el trabajo debe acordarse previamente : ¿qué superficie corresponderá a cada uno ? ¿quién será el tesorero, el vigilante, el responsable del bombeo ? ¿quién será eventualmente remunerado y cómo ?...

La cuestión de la formación también es muy importante. Para no correr el riesgo de que los hortelanos se desanimen al principio por no tener suficiente experiencia, es deseable proponerles que se formen antes incluso de que se abra la huerta y también después.

De ese modos tendrán alguna experiencia cuando comiencen a cultivar el huerto. Hablar con otros productores de la región y visitarlos también es una buena manera de compartir experiencias, evitar errores y comenzar el proyecto en óptimas condiciones.

e) ¿Cómo elegir las semillas y los fertilizantes ?

Con independencia del modo de funcionamiento de la huerta, debe prestarse especial atención a la selección y la compra de los productos necesarios (semillas, estiércol, abonos, productos de tratamiento, etc.).

Una buena producción necesita ante todo buenas semillas.

Las semillas son la base de la producción de la huerta : no debe escatimarse en este aspecto ya que ello supondría arriesgarse a sufrir una amarga decepción, tanto en la cantidad como en la calidad de los productos. Unas semillas seleccionadas y de calidad, incluso un poco más caras y elegidas con ayuda de un especialista, valen mucho más que las que pueda encontrar uno mismo a un precio inferior en pequeños proveedores o vendedores que no conozcan realmente el oficio.
Pero sembrar no basta. Las plantas necesitan encontrar en el suelo los elementos nutritivos que precisan y solo darán un buen rendimiento si el suelo es de buena calidad. Por lo tanto, resulta indispensable mantener la fertilidad de los suelos para que el proyecto de horticultura sea un éxito. Puede recurrirse a abonos pero son caros y es preferible utilizar abonos naturales, en concreto estiércol o compost.

f) ¿Cómo cultivar al mismo tiempo árboles frutales ?


Árboles frutales en medio de cultivos hortícolas.
Foto Agrisud International

Es interesante producir al mismo tiempo verduras y frutas, tanto para el consumo como para la venta. Por eso cada vez es más frecuente que en los alrededores o en mitad de las huertas haya también árboles frutales. También en este caso es importante seleccionar buenas variedades y plantas de calidad, ya sea en viveros o comprándolas a vendedores al por mayor y recurrir al consejo de especialistas en lugar buscar plantas baratas.

También conviene recordar que salvo excepciones como la de los plataneros, los árboles frutales no empiezan a dar fruto hasta el 3er o 4º año, por consiguiente, en los años anteriores solo habrá trabajo de mantenimiento y gastos de riego y ningún ingreso. Una buena solución consiste por lo tanto en sembrar y cosechar productos hortícolas alrededor de estos árboles y, así aprovechar un mismo riego para frutas y verduras.

g) ¿Cómo elegir qué productos cultivar ?

Antes de aventurarse a comercializar productos, se recomienda encarecidamente realizar por lo menos un estudio de mercado. Esto supone :
1. Visitar habitualmente a los mercados locales para observar los productos que venden y los precios.
2. Observar la evolución de los precios durante el año.
3. Concluir qué frutas y verduras es más interesante vender.
4. En función las conclusiones extraídas establecer un planning de producción y sobre todo en función de lo que se venderá bien y no solo de lo que se sabe producir.

En el caso de las huertas colectivas, es recomendable ponerse de acuerdo antes para saber si los productos se venderán individual o colectivamente y, en este último caso, quién los venderá y cómo.

Por otra parte, es importante ser consciente de lo siguiente :
- Si se desea sobre todo obtener ingresos de una huerta, lo más importante no es producir sino ser capaz de vender la producción en buenas condiciones.
- Es preferible, salvo excepciones, vender productos bastante comunes en lugar de vender productos que no se encuentran en los mercados locales ya que esta ausencia se debe a razones que es necesario conocer bien.
- En general, resulta más interesante vender los productos in situ en lugar de en el mercado aunque se vendan más baratos, ya que así se evitan gastos (transporte, licencia de venta en el mercado, pérdidas) y, por otra parte, el menor precio y la frescura son buenas bazas para atraer a la clientela.

h) ¿Qué método de riego y qué medios de extracción elegir ?

Existen varios en función del tipo de huerta o de los recursos disponibles. El riego clásico, incluso el ingenioso con una regadera doble, sin duda poco costoso, no es el más cómodo ni el más eficaz.

Consultar a estos efectos la ficha E51 « Los medios de riego en los huertos y cultivos hortícolas ».

 6) Otras precauciones a adoptar

Es recomendable proteger la huerta de animales, ladrones y del viento. Su diversidad y su verdor pueden atraer a animales, incluso a rebaños/manadas.

Por lo tanto, se recomienda lo siguiente :
- rodearla como mínimo con una alambrada de púas (calcular alrededor de 4 Euros/metro de valla), sistema poco estético pero el más barato, aparte de la utilización de madera vieja, un sistema no obstante poco sólido y duradero,
- rodearla con una reja, lo que resulta más eficaz pero con un coste de entre 8 y 10 Euros/metro de valla,
- el método más eficaz y duradero, que protege la huerta del viento, es plantar un seto cuyo precio varía según el tipo de plantas, (pero que debe completarse mientras crece con una valla o reja) o instalar cortavientos.

 7) Principales ventajas e inconvenientes

Las ventajas principales de esta técnica son a la vez económicas y sociales ya que los cultivos hortícolas ayudan a mejorar la alimentación de las poblaciones, les proporcionan ingresos complementarios así como una mayor autonomía alimentaria. Paralelamente, estos proyectos comunitarios tienen una gran repercusión de cohesión social en las comunidades.

No obstante, las múltiples recomendaciones que figuran en esta ficha muestran que a veces las huertas no son tan simples de realizar como se imagina y que requieren mucho esfuerzo, paciencia, organización y sentido del trabajo en equipo, pero que pueden aportar muchas satisfacciones y recursos muy útiles con poco coste.

Sin embargo, solo se conseguirá obtener resultados si se gestionan correctamente, con frecuencia a escala comunitaria, pero asimismo únicamente si cada uno de sus miembros se siente satisfecho.

 8) Coste

Los costes dependen mucho de la organización elegida para la producción, del sistema de bombeo utilizado para aportar el agua y de la técnica de riego elegida.

Por consiguiente, es recomendable hacer una estimación relativamente precisa antes de emprender un proyecto y establecer cuentas provisionales de explotación, desglosando en las mismas por ejemplo :
- el coste de las materias primas : semillas, abonos, estiércol, productos fitosanitarios ;
- los costes de funcionamiento del sistema de bombeo : carburante, aceite, filtros, reparaciones ;
- las provisiones para la renovación del material ;
- los gastos de desplazamiento y transporte ;
- las cargas salariales : personal permanente o temporal.

Su importe constituye no obstante en general un tipo de proyecto de un coste bastante razonable y rápidamente amortizable, además de sus beneficios para la población en el terreno económico y social.

Ver igualmente en la ficha E51 « Los medios de riego en los huertos y cultivos hortícolas » el coste de estos materiales ».

 9) ¿Dónde encontrar más información ? – Bibliografía

a) Internet

- PS Eau (Programme Solidarité Eau, París) : libro muy interesante y práctico de 38 páginas (noviembre de 1997) que indica con muchas precisiones los elementos esenciales que hay que conocer antes de emprender un programa de horticultura, lo que solo se resume parcialmente en esta ficha, documento disponible en línea en : http://www.pseau.org/outils/biblio/...

- Simablog. Documento de 3 páginas de consejos : « Comment bien débuter en maraîchage » (cómo comenzar bien en la horticultura), disponible en : http://simablog.over-blog.com/pages...

- CIRAD (Centro Internacional de Investigación en materia de agricultura y desarrollo, Uagadugú, Burkina Faso) : « Pratiques innovantes pour le maraîchage au Benín » (Prácticas innovadoras para la horticultura en Benín), documento de 4 páginas que explica cómo proteger mejor las plantas a través de redes tipo mosquitera en lugar de pesticidas, disponible en línea, así como un video en : http://www.bionetagro.org/

b) Videos

- Daily motion : « Maraîcher sans engrais ni pesticides » (Horticultura sin abonos ni pesticidas), video de 3 minutos en el que una joven familia de Bretaña explica por qué y cómo lo hace, disponible en línea :http://www.dailymotion.com/video/xu0z81

c) Bibliografía

- « Memento technico-économique du maraîchage au Congo Kinshasa », realizado por Agrisud International capitalizando los resultados de programas realizados en este país (datos disponibles en http://www.agrisud.org/index.php?op...)
- GRET : « De l’eau pour le maraîchage », Guía (1994) destinada a las personas que desean poner en marcha o mejorar su sistema de riego. Autores : Luc Arnaud y Bernard Gay, Editions du GRET (45 bis avenue de la belle Gabrielle 94 130 Nogent sur Marne).

Comentar este artículo


> ir a secours catholique logo Secours catholique